El Refugio de los Cronopios


"Los cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio."

Julio Cortázar

miércoles, junio 16, 2010

La picazón

Imagen: Ongle dans la peau - Eduardo Aquiar

El otro día quise explicarte que me cuesta renunciar a ciertos oscuros placeres, aunque sean dañinos. Te conté que cuando era chica, siempre que me picaba un bicho, me rascaba hasta hacerme sangrar. No podía detenerlo: la ansiedad de la picazón, el placer de la uña en la piel hipersensible. Te reíste. Supongo que fue porque entendiste la metáfora.

Tres días después, en Buenos Aires, en los parques de La Recoleta, los zancudos me comieron viva.

Tomo determinaciones que parecen serias, pero no aprendo nada.

Y se me van los dedos.


Cronopio escuchando Y tu mirá (Lole y Manuel)

3 Salenas, treguas y catalas:

At 9:20 a. m., Blogger campesina dijo...

Conozco esos placeres, y no es llegar y renunciar, se nos van los dedos. Uribeando, querida cronopia, por estos días 'ando uribeando' y mirando la lluvia por la ventana.

te mando un abrazo cariñoso...

¿estuviste en La Recoleta? ¡qué envidia!

 
At 4:27 p. m., Blogger Alana dijo...

álgunas veces se me van los dedos y es inevitable no darce ese placer, a veces me arrepiento otras no, mas de alguna vez me ha quedado una cicatriz y uno trata de aprender pero al final uno aprende a vivir con esa cicatriz que es prefirible tenerla y recordar a que no este....

La recoleta estube hace muy poco por eso lares

 
At 11:07 p. m., Blogger Frank H. dijo...

hay bichos y bichos
de esos de seis patas
y otros de dos
de alma
de respiración humana

lindo. me gustó.

 

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.